En pareja

¿Vais a visitar Metz en pareja y queréis amenizar vuestra estancia con una salida distinta? En verano o en invierno, en interior o en exteriores, en Metz siempre encontraréis lo que os gusta.

Paseo en barco: Solis, GD Vacances ou Nautic Boat

¿Os apetece una pequeña salida romántica por el agua? ¡Soltad amarras! Varios barcos solares que navegan por el Mosela (desde el puerto deportivo o el puente medio) os llevarán en un paseo de descubrimiento del patrimonio de los alrededores del centro de la ciudad (catedral, teatro, Temple Neuf, etc.) y de los espacios naturales circundantes. Por la mañana con un desayuno, por la tarde con un picnic o durante la puesta de sol con un aperitivo, estos paseos de una a dos horas os encantarán.

Reserva obligatoria previa y limitada a las plazas disponibles.

¿Qué tal un paseo en barca?

Es bien sabido que a los enamorados les gusta sentirse como si estuvieran solos en el mundo... ¡Por lo menos durante el tiempo de una salida en barco! Poneos el traje de capitán, al timón de un pequeño barco o un hidropedal, para pasear a vuestro antojo, allá donde os lleve el corazón. Conforme os vayáis acercando al centro de la ciudad, veréis el Jardin des Amours, situado detrás del Temple Neuf, así como la Ópera-Teatro, donde todos los años se representan numerosos dramas amorosos con final feliz.

Como salidos de un cuento de hadas, los cisnes nunca están muy lejos, ofreciendo un escenario perfecto para esta imagen idílica.

Paseo a lo largo del canal hasta el jardín botánico

Para los amantes de los paseos, esos enamorados contemplativos, a los que les encantan los paseos por los muelles, arrullados por el chapoteo del agua y el susurro del viento en los árboles, no hay nada como un paseo por el canal. Saliendo del centro de la ciudad, pasaréis por el puerto deportivo y el Plan d’Eau, para continuar junto al canal de Jouy en dirección al jardín botánico. Este lugar rodeado de vegetación, con sus lagos, sus impresionantes árboles, su invernadero y su pajarera son ideales para pasear y para disfrutar de un picnic en la césped.

Si regresáis a Metz por el canal por la noche, debéis de saber que desde este camino se puede ver la puesta de sol. ¡Fotos románticas garantizadas!

El jardín botánico está abierto todos los días hasta la puesta de sol. También se puede llegar en autobús o en bicicleta.

Más información sobre la jardín botánico

Promenade des remparts et guinguette des Frigos Ardent

    Si bien Metz fue una ciudad fortificada durante la Edad Media, bien protegida por sus poderosas murallas, en la actualidad, estas murallas nos ofrecen un precioso paseo junto al río. A orillas del Mosela, disfrutaréis de unas majestuosas vistas de la catedral y la Isla de la Comédie. Caminando a orillas del río Seille podremos contemplar las torres defensivas del Chemin des Corporations, que se alzan rodeadas de un paisaje más salvaje. Vuestro paseo termina delante de la Porte des Allemands, antigua entrada de la ciudad con aires de fortaleza, donde se pueden contemplar exposiciones gratuitas durante todo el año.

    En primavera y en verano, detrás de la Porte des Allemands, los Frigos Ardents te esperan para disfrutar de una copa de vino Mosela en pareja. Este pequeño merendero cultural acondicionado en los antiguos almacenes militares de la ciudad ofrece, además de su programa de actividades variadas, una oferta de restauración a base de productos locales y de temporada. ¡La noche no ha hecho más que comenzar!

  • Consulta la página de Facebook de los Frigos Ardents

Una velada en la Opéra-Théâtre

Butacas de terciopelo rojo, techo moldeado con estucos dorados, palcos laterales para ver y ser vistos, el telón que ondula sobre el parqué en el momento de su apertura… Si estas palabras os son gratas al oído, una velada en la Opéra-Théâtre de Metz-Métropole os colmará de felicidad.

Construida a mediados del siglo XVIII en piedra de Jaumont, es la más antigua de Francia en activo. Su sala tradicional a la italiana ofrece el marco ideal para una velada romántica y para vivir una auténtica experiencia cultural. Entre octubre y junio, el teatro, la danza, la ópera y el canto lírico son realzados mediante una programación rica y variada.

Y, después de la representación, ¿por qué no ir a un restaurante del centro de Metz, situado a tan solo dos pasos?

Arts de la table et 7ème Art

¡La cultura es también el 7º arte! Disfrutad de una película en un cine del centro de Metz y, después, visitad alguno de los numerosos restaurantes cercanos. Varios restauradores de Metz se agrupan bajo la denominación «Tables de Rabelais», una etiqueta de calidad, que garantiza la frescura de los productos empleados. Es una forma de rendir homenaje a François Rabelais, el famoso escritor y médico, además de gourmet exigente, que vivió en Metz en 1546.

Consultar la lista de restaurantes «Tables de Rabelais»

En Navidad: la noria y vino caliente

Si venís a Metz en período navideño, ¡subid a la noria! Acurrucados en una de barquilla a varias decenas de metros de altura, podréis admirar el centro de la ciudad bajo vuestros pies. Al anochecer, la Metz iluminada con las luces navideñas aún tiene más encanto. Y, para calentaros, los puestos de vino caliente os esperan a vuestro descenso de la noria.